MFW: las marcas buscan nuevos caminos sin cohesión

martes, 26 de febrero de 2013

No han faltado las buenas intenciones. Sin embargo, es tanta la incertidumbre política y económica en Italia donde se acaba de celebrar elecciones, que incluso la Milán Fashion Week se ha resentido. La exploración de nuevos caminos, la innovación y la tradición han estado bien representadas, tanto en las ferias White, Super y Mipap, como en los 71 desfiles, pero el clima político y las cifras han pesado sobre la Fashion Week. En este contexto se destacan los 450 despidos en Benetton y los de la moda femenina italiana.

Mario Boselli, presidente de la Cámara Nacional de la Moda Italiana, ya había manifestado claramente durante la conferencia inaugural de la Fashion Week, que se necesitaba “dinero y más dinero”, con la esperanza tal vez de una mayor intervención a favor de la moda por parte del gobierno.

La industria italiana de la moda femenina deberá cerrar el ejercicio 2012 con una baja del 0,7 por ciento, y un volumen de negocios correspondiente a poco menos de 12,2 mil millones de euros. La incidencia de la facturación extranjera sobre el volumen de negocios total es de cerca del 56 por ciento

Las ferias

Super, la nueva feria inaugurada por Pitti en colaboración con Fiera Milano, comenzó con muchas expectativas. “Trabajamos para dar la mejor imagen posible de este nuevo encuentro, e Italia necesita grandes estímulos. Espero una presencia internacional”, dijo el CEO de Pitti Immagine, Raffaello Napoleone, a FashionUnited.

El ejecutivo añadió que nadie sabe todavía qué destino tendrán las otras ferias dedicadas a la mujer Touch! Neozone y Cloudnine, que hasta el año pasado se desarrollaron en la Zona Tortona. “Están entre paréntesis, por ahora nos concentramos en Super”, dijo Napoleone.

El domingo por la tarde la feria no estaba particularmente llena, aunque más de un operador informó que hubo un pico durante la mañana. Entre las propuestas de accesorios y prêt-à-porter se encontraba Lardini, la histórica marca de ropa masculina que desde hace varios años trabaja para Burberry, Ferragamo, Etro y Dolce & Gabbanna, y que ahora ha debutado con la línea femenina. “Hemos estado en Pitti Uomo todos estos años, y esa es la razón por la que nos encontramos en Super para presentar la línea femenina”, explicó a FashionUnited el Presidente del grupo, Andrea Lardini.

También existe un creciente interés por las marcas británicas y por el proyecto Green Closet.

Las 170 colecciones de ropa femenina prêt-à-porter y accesorios presentes en Mipap, de las cuales aproximadamente un 25 por ciento eran extranjeras, estuvieron más cerca de la tradición de la confección y los tejidos, que de la innovación. Del otro lado de la ciudad, la asistencia a White ha sido discreta, y muchos compradores debieron coger taxis tras haber esperado inútilmente un transporte público.

Los desfiles

Los grandes nombres permanecen en primera plana: Dolce&Gabbana, Prada, Gucci, Emporio Armani. El presidente del Imperio Diesel, Renzo Rosso, estaba emocionado con el primer desfile de Marni, marca a la cual el holding Only the brave controla desde Diciembre pasado.

Prada exhibió un vestuario riguroso en pleno respeto a los maestros artesanos y la calidad del Made in Italy. “Quieres ser romántica pero no puedes”, dijo Miuccia Prada, “es una fantasía prohibida”.

A juzgar por las filas de compradores que pudieron verse, especialmente de origen asiático, parece ser que la pasarela de Milán es aún una atracción. La fiorma Anteprima recibió a los clientes chinos con traducción simultánea para la descripción de la colección.

De hecho, el chino se convirtió en la lengua oficial de la fiesta de Milán junto con el italiano y el inglés, al igual que en la ciudad, y en la presentación de la marca de tejidos Ballantyne en el concept store ubicado en la Galería Carla Sozzani, en el Corso Como número 10. En los maniquíes, la nueva colección cápsula creada por el diseñador británico Matthew Williamson.

Isabella Naef

Fotos: MFW Prada MFW Emporio Armani MFW Ballantyne